Bubangos al sol

23.10.06

El misterio del coche en el garaje

Guardo mi pequeño coche en un garaje donde otras personas guardan otros coches, no necesariamente pequeños. Veo siempre a los coches, pero nunca veo a las personas. El otro día sufrí un tremendo sobresalto. El Smart de la plaza llamada "Suárez 24" había desaparecido. Siempre había estado allí. Desde siempre sin duda.
Me pregunto si la persona que lo conduce tenía una vida tan organizada y ajustada a los transportes públicos como para no mover jamás al Smart. Tampoco es que sea un coche de autopista, y por tanto, tampoco era usado para largos viajes.
Concluí que debía de tratarse de una persona solitaria, o quizá egoísta (lo siento, en mi coche solo cabemos dos). No quise indagar más sobre las aristas del terrible acontecimiento que había podido desencadenar una desenlace tan violento: una ruptura emocional, un despido improcedente y el regreso a otra ciudad. O quizá, digámoslo claro, el fin de la utilidad del utilitario llegó con su venta premeditada.
Quizá el responsable empezó a salir con un/a ecologista. El smart blanco fue la primera víctima en ese supuesto.
Es probable que mis indagaciones estén demasiado inspiradas por la tragedia y el apego visual por aquel diminuto vehículo que nadaba desangelado en medio de aquella plaza ocupada en una cuarta parte, con su culo respingón y sus faros de perro San Bernardo. Espero que les vaya bien.
Ahora cada mañana sigo entrando en ese sótano lleno de sombras de gentes que jamás he visto, pero que es bastante probable que existan. Porque en eso consiste la vida en la gran ciudad. En mera teoría. En mera suposición.

10 Comments:

  • Y que agradable es fantasear con las hipotéticas realidades de los demás, jugar a inventarnos paranoicas historias sin fundamento. Prueba a imaginar que el Smart fue quien abandonó a su dueño, harto de sus desplantes y de que nunca le hiciera caso...Ahora ha dado con un chico joven que la cuida de maravilla, incluso la está tuneando...

    By Blogger El detective amaestrado, at 6:33 p. m.  

  • Tú lo crees? Ojalá, aunque esa hipótesis me genera contradicciones. Detective, sentiría celos posesivos: me gustaba verlo allí.

    By Blogger Estefanía, at 11:22 a. m.  

  • Con sospechas similares empezó Woody Allen en Misterioso asesinato en Manhattan y mira luego lo que pasó.

    By Anonymous Julio, at 5:41 p. m.  

  • jajaja, yo apuesto por la hipótesis del detective amaestrado, pura deformación profesional lo llaman ;)

    By Blogger desconvencida, at 12:56 a. m.  

  • Yo también apuesto por la teoría de Detective.
    El smart (yo creo que era coche, no cocha) se cansó de estar siempre allí, quieto, muriéndose de envidia cada vez que los demás coches y cochas del garaje se iban a pasear, así que un buen día le dijo a su dueño: "rum, rum, ahí te quedas" y puso un anuncio auto venta en el segunda mano.
    Ahora lo conduce una señora de 70 años, con pelo cano y gafas violetas. Le ha puesto por nombre "Marcial" y le da cera todas las semanas.
    Marcial, desde entonces, es un coche feliz.

    By Blogger ATT, at 7:00 p. m.  

  • Marcial Smart, Presidente de la Asociación Estatal-Nacional de Vehículos Útiles Utilitarios y en Uso. ;)

    By Blogger Estefanía, at 9:30 a. m.  

  • Hace una semana te ví al volante de un Smart conduciendo sonámbula. Aunque de día no puedes recordarlo vuelves cada noche al lugar donde lo aparcas y emprendes un nuevo viaje, cada vez con un rumbo distinto pero siempre con las ventanillas bajadas.

    By Blogger pazzos, at 12:53 a. m.  

  • Lo que sucedio realmente fue que alguien lo cubrio con una capa invisible, realmente sigue allí solo que nadie lo puede ver...

    By Anonymous Anónimo, at 3:13 p. m.  

  • Ayer me quedé mirando fijamente a un chico que conducía un smart blanco sospechoso. Él también me miró con cara de prófugo. El Smart digo. Las pistas apuntan alto.

    By Blogger Estefanía, at 9:08 a. m.  

  • jajjajjajajja
    rebueno
    cierto: solo somos suposiciones de humo con patas por aquí..

    clara

    By Blogger gigante, at 6:43 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home