Bubangos al sol

14.9.06

Series
Soy rehén de series de televisión. Llevo unos añitos secretamente pegada a la caja o al DVD para ver perlas de pequeño cine comprimido como House, Mujeres Desesperadas, Perdidos, Queer as Folk y, sobre todo, A dos metros bajo tierra. Ocasionalmente he flirteado también con El Ala Oeste de la Casa Blanca, y me han recomendado echar un ojo a las sátiras de The Office y Padre de Familia. Pero tengo que dosificarme.

Siempre ha habido televisión, y series de culto. Pero solo evoco en la lejanía los ecos geniales de Doctor en Alaska o La Familia Monster. Nada comparable con la magnitud de las obras de la cadena HBO por ejemplo.
Hay quien ve las temporadas completas en sesiones plenipotenciaras, llenas de ritualidad y gozo poderoso. La ocasión lo merece.Pronto llegará a mis manos el desenlace final de A dos metros bajo tierra, para mí, la mejor de todas, por retratar con un brillo clarificador la vida misma, y la muerte misma, tan naturales como indisociables. Los guiones, prácticamente perfectos, la construcción de personajes y la infinita imaginación que envuelve las situaciones me hacen disfrutar hasta extremos insospechados.
Infinidad de veces apagas la tele para iniciar una interesante conversación. Otras veces, apagas una tórrida conversación para empezar un apasionante episodio.

11 Comments:

  • Soy de los pocos que hace mas de diez años que no ve una serie de televisión...Realmente es que cada vez veo menos tele, me aburre mucho

    By Blogger El detective amaestrado, at 5:12 p. m.  

  • te entiendo... pero te invito a descubrir "A dos metros bajo tierra" en dvd. No tienes por qué encender la caja... Vamos, si te gusta el cine... ;)

    By Blogger Estefanía, at 9:24 a. m.  

  • La tele es basura al 99%. Pero, como dice Estefanía, en los últimos años han mejorado las series. Tanto que muchas de ellas tienen calidad cinematográfica. Y si te gusta el cine no deberías dejarlas pasar por alto.

    Para mi sería muy dificil elegir una sola serie. Y eso que le he dado la oportunidad a muy pocas (es difícil hacerlo por tiempo, horarios, etc).

    Perdidos me enganchó casi de inmediato, a mitad de un capítulo a en plena primera temporada. Excelente temporada, por cierto. Es como una muy buena película, pero de 16 horas. La tengo en DVD y me puedo pegar capítulo tras capítulo como si fueran pistachos. No hay forma de desengancharte.

    House me parece muy artificial, los casos son todos excesivamente estrambóticos y casi todo el hilo argumental se basa en ellos. De tal manera la serie pierde bastante porque los personajes pasan casi desapercibidos. Todo gira solo en torno a House. Y me acaba aburriendo, su personaje no me parece tan interesante como para que el mundo gire alrededor de suyo. Además la serie es excesivamente frívola. Me gusta la frivolidad, pero en su justa medida. Está demasiado enfocada a satisfacer los ánimos devoradores de frivolidades de cierto espectro de público. Es entretenida, pero no me parece interesante como para seguirla.

    El abogado para mi estaría, sí o sí, entre las tres primeras. Si bien hay capítulos normalillos tiene momentos absolutamente memorables. Los personajes están magníficamente trabajados. Los vives. Son absolutamente verosímiles. Incluso en la sexta temporada te pueden dejar con el culo torcido ¡Y ya es decir! No se me ocurre ni una sola serie que puedas decir que, en su sexta temporada, tenga momentos y/o capítulos sublimes. Se me antoja una sexta temporada de Perdidos, por ejemplo, y argumentalmente no habría forma de justificar que la serie continuara existiendo. Sería una auténtica bazofia.

    Padre de familia está bien aunque es bastante simploncilla. Hay capítulos bastante buenos y te ríes un montón, aunque hay otros realmente malos. Además hay que ser americano para entender muchas cosas, hacen referencia a demasiados personajes, programas y series de allí, que aquí no conocemos, y por tanto te pierdes la mitad. Funciona a base de golpes, y si enlazan tres buenos te lo pasas genial, pero como enlacen cinco malos... Lo mejor de la serie, sin duda, ¡Stewie!.

    Y te olvidas de South Park que, aunque tiene algún capítulo también flojillo, tiene otros geniales. Y como autocrítica americana difícil encontrar algo mejor.

    By Anonymous Julio, at 11:10 p. m.  

  • Vaya!! Pero no me hagáis tantas recomendaciones porque entonces no haré otra cosa que bajarme series y archivarlas para verlas no se sabe cuándo!!!
    El abogado no la conocía...

    By Blogger Estefanía, at 12:51 p. m.  

  • Yo me ví hace una semana la 1 temporada de "A dos metros bajo tierra! sesión continua... es una serie a la que me enganché tarde de esa temporada había capítulos que no vi... no sé si tuvo que ver con mi estado posterior algo descreído de la vida, pero esa serie me parece genía... Ahora estoy con Perdidos...y muero de la tensión... Leí un artículo en Fotogramas sobre como las buenas ideas, los buenos argumentos y los buenos guiones pueblan más la pequeña pantalla a través de las series que la gran pantalla de cine.. absolutamente de acuerdo

    By Anonymous injusticias cósmicas, at 3:47 p. m.  

  • Welcome bak, Injusticias!!! Buf, yo Perdidos empecé a verla hace poco, y es curioso como los diálogos, sin que sean geniales, se sustentan por esa prodigiosa infinitud de giros argumentales... El primer capítulo de la 2ª Temporada es desconcertante. Por cierto, otra serie freakie que recomiendo son "Los 4.400", pero eso ya va más en la onda de los amantes de Expediente X o Galáctica.

    By Blogger Estefanía, at 9:10 a. m.  

  • La naturaleza está sobrevalorada. Donde esté una mala Carta de ajuste que se quite el mejor de los paisajes.



    Mientras que el cine americano actual atraviesa una crisis tremenda a pesar de pequeños destellos como Crash, las series de TV están alcanzando sus mejores cotas de originalidad. Es admirable el trabajo de los guionistas. Aunque, cuando el material se agota, suelen caer en picado. Las segundas temporadas de Perdidos o Mujeres desesperadas han sido defraudantes. El episodio doble de Anatomia de Gray, (el que empieza con las tres chicas en la ducha) es una obra maestra.

    By Blogger pazzos, at 6:50 p. m.  

  • bueno, está claro que la creatividad en píldoras tampoco puede durar eternamente, pero se agradece. Para mí, insisto, todas las temporadas de A dos metros bajo tierra se salen...
    No sé por qué ahora me acuerdo de David Lynch, y del otro día cuando le pidieron en Venecia que si podía explicar el significado del conejo planchando en su nueva película y contestó que no lo podía explicar...
    También pueden hallarse destellos de genialidad en un anuncio. El de el espacio vital del Seat Altea, por ejemplo, no es que sea la caña, pero así es como a veces me siento y como concibo mi espacio vital.
    Otra serie de traca: Expediente X.

    By Blogger Estefanía, at 9:16 a. m.  

  • pazzos: A mi novia una amiga le recomendó uAnatomia de Grey. Vimos el capítulo 1 y nos quedamos horrorizados. No sé la "traducción" del término que voy a utilizar fuera de Canarias, pero en Canarias esto se denomina una conejada (y de categoría superior). Nos pareció francamente mala, simplona, previsible, enfocada a adolescentes, estudiantes de medicina con la edad del pavo todavía a cuestas o similares. La verdad, seguimos estupefactos por el éxito de la serie. No sé si el primer episodio es la excepción. Pero como carta de presentación me pareció muy clara. Además, en ningún momento nos pareció que la serie tratara de ironizar con los acontecimientos o los personajes. Sino que lo que se exponía era lo que había.

    De verdad, me quedo con el culo torcido al decir que hay un episodio que es una obra maestra ¿Tendría que darle otra oportunidad? ¿Cuál es tu visión de la serie?

    Estefanía: Siempre hay un límite entre la genialidad y la locura. Para mi David Lynch está más cerca de lo segundo. Tiene cosas estupendas, pero creo que las estropea con chorradas. Trata de superar los límites de entendimiento del espectador para crear desconcierto. Pero acaba llegando al sinsentido. Yo me siento defraudado al comprobar que las cosas que hace no son ideas muy complejas, sino una mezcla de éstas con la primera extravagancia que se le pasa por la cabeza.

    Para ser un genio debería entender su obra. Y otras personas, ya sea con su explicación o sin ella, deberían ser capaces también de entenderlas. Que estamos hablando de cine. Se supone que una película narra una trama argumental y transmite ideas, sensaciones, emociones, etc.

    Es como los museos de arte moderno. Estuve una vez en el TATE de Londres (una y no más) y había una meadero en una vitrina. Pero un meadero de verdad, sin más. Supuestamente eso era arte. Lo siento pero eso no es arte, eso es mierda (aunque creo que mierda también han expuesto) :)

    By Anonymous Julio, at 8:52 p. m.  

  • A mí Anatomía de Grey no me gusta, la verdad. La vi un día después de House y la verdad es que ni frío ni calor.Un poco conejada sí que es, pero algunos defensores argumentan que es necesario tener un seguimiento de la trama desde el comienzo para darle forma a los personajes y entender su conejismo. Bueno, a mí no me pudo.
    En cuanto a la definición de arte, amigo mío, ay... eso es un post aparte. Yo lo único que tengo claro es lo que para ´mí es arte. Recuerdo una escena en American Beauty, la del vídeo de una hoja de papel volando, y me emociono. Todo depende. Habrá quien alcance el éxtasis con la taza del WC. O quizá quiera creer que lo alcanza... Quién sabe ;)

    By Blogger Estefanía, at 9:22 a. m.  

  • Demasiado conejismo veo por la calle como para además tener que tragármelo en una serie ¡y encima tratando de entenderlo! ¡la repanocha! :D

    Lo de American Beauty ¡era una bolsa de plástico! A mi al principio me pareció de lo más flojo de la película. Me pareció fuera de lugar. Ahora no sé que pensar. Veo dos ideas en lo de la bolsa. Por un lado la idea que se expone en la película. La capacidad de disfrutar la belleza de un detalle que a cualquiera nos pasa desapercibido. Un elemento cotidiano mecido por el viento, que está casi bailando, etc. Pero por otro lado veo una segunda idea. Se trata de un objeto mecido por un elemento de la naturaleza, el viento. Pero se trata de un objeto producido por el hombre, un desperdicio, en un entorno producido por el hombre, un feo callejón ¿No sería lo realmente bello unas hojas mecidas por el viento en el descampado de un bosque? Veo esa contraposición. El feo, artificial y triste mundo que hemos creado intentando recrear una bella situación de la naturaleza ¡Y a nosotros teniendo la capacidad de admirar esa "belleza"! Es decir, aceptando, asumiendo, rindiéndonos ante el triste mundo artificial que hemos creado.

    By Anonymous Julio, at 12:34 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home