Bubangos al sol

3.3.06


Los demonios

Los demonios de la estupidez se apoderan de las oficinas, de las empresas, como las caras de Bélmez: fantasmas de pacotilla con aspiraciones de elevarse a categoría de Capilla Sixtina en una pared o en una pata de jamón. Los demonios de la estupidez están entre nosotros, amigos, y además, se manifiestan. Están dando órdenes con o sin bigotillo, están creando tareas inútiles para objetivos absurdos, están destruyendo mentes habilidosas y suplantando personalidades ajenas a base de repeticiones incoherentes y comentarios de apaga y vámonos. Son esos fantasmas llegados quizá de una galaxia muy muy lejana, que viven y reinan por los siglos de los siglos emulando infructuosamente al mismísimo Botín, con sus PDA´s, su cochazo de 5 kilos, sus corbatas de seda italiana, gobernando en realidad una minúscula o mediana empresa de autosubsistencia de donde cada equis tiempo huyen despavoridos los de la resistencia, ya sea por salario, porque por fin han visto la luz y se han dado de alta en autónomos o porque sí. ¿O es que para resistir al mal hacen falta razones?

Una de las más famosas tiras cómicas de Scott Adams y Dilbert es ésta que reproduzco. Dogbert conmina a los demonios de la estupidez a abandonar los cubículos de la empresa. Pero desafortunadamente vuelven. De entrada no los ves. Pero están entre nosotros.
Si eres de los que sufres al Demonio, manifiéstate e incluye tu comentario. En plan terapia de la Resistencia ;)

7 Comments:

  • Me pido primer para manifestarme contra los demonios de la estupidez!!! Cuanta razón!! Cuánta razón!!! YO CONOZCO A UNO/A de estos de los que hablas (tú también la conoces) la sufro, pero no en silencio...ME NIEGO A CALLARME!! Lo que no soporto es cuando comentas este tema de sufrir a un cargo intermedio, de estos venido a más, y la gente te dice que "hay que aguantar" y "que en todos lados cuecen habas"... Bueno, lo segundo no lo niego, pero ante lo primero me niego. ABAJO EL CONFORMISMO SOCIAL!! Esta gente son como esos gerentes del Burger King (quien haya currado en uno sabrá a lo que me refiero), que se creen que la empresa es suya, son tiranos y abusan de su pequeña cuota de poder para joder al que está abajo porque son seres con complejo de inferioridad (además estoy segura que en el colegio eran el niño de las collejas). Son una plaga que nos ha tocado y pretenden expandir la mediocridad. Son el claro ejemplo del triunfo de la mediocridad, la ineptitud y el trepismo...

    By Blogger Nobody's perfect, at 2:19 p. m.  

  • ...pero hay algo más. Los demonios de la estupidez cuentan con un elemento adicional, como con un órgano mutado: el pelota, que a veces muta a su vez en: el parásito. Y entonces la plaga se extiende y quiebran todas las estructuras. ¿Hay solución para tanta estupidez acumulada?

    By Blogger Estefanía, at 2:38 p. m.  

  • Cuidado con la palabra mediocridad... dicho esta semana por un Hecursos Rumanos de una multinacional:"rechazamos la mediocridad(...)" y apenas 5 minutos después "no vamos a hacer un plan de carrera para cada uno de los empleados, esa idea quitárosla de la cabeza(...)". Y todo esto ante una audiencia de un 50% de jóvenes que comienzan laboralmente y en la empresa...

    ¿Cómo se come eso?

    Fácil: la gente a los 2 años se pira en estampida...rechazando su mediocre sueldo y su mediocre formación en la empresa.

    Es una pena que nazis como este estén en puestos de poder, pues son los ineptos ellos que no saben llevar a las personas... por desgracia el tema abunda.

    By Anonymous Anónimo, at 8:02 p. m.  

  • La mediocridad es uno de los cuernos del demonio ... o de las zarpas...

    By Blogger Estefanía, at 10:12 a. m.  

  • Los demonios de la estupidez también menudean en las empresas grandes, me temo. Y creo que muchos de ellos tienen una habilidad, al menos: la de saber cómo trepar. A muchos no nos sale demasiado bien.

    Otro enfoque es que los demonios de la estupidez están ahí para algo: para enseñarnos cosas sobre nosotros mismos. Enseñarnos a descubrir nuestros propios límites al tener que aguantarlos, enseñarnos a que al final su estupidez no nos afecte en lo personal.
    O algo así.

    By Blogger el que piensa raro, at 10:05 p. m.  

  • Ayyyyyyyy........... Después de casi 6 años soportando a la que creía la jefa más incompetente, prepotente, ignorante y mala del mundo mundial... ¡¡¡descubro que todavía los hay peores!!!

    Y es que en mi nuevo trabajo me he topado con una especie que todavía no había sufrido en mis propias 'cannes': el mentiroso lameculos que no tiene ningún pudor en echarte la culpa de algo que has hecho mal. ¿Mal? ¡Pero si te has limitado a seguir las instrucciones del lameculos al pie de la letra y él mismo te ha dado el visto bueno al ritmo de la frase 'esto es lo que yo quería'!.

    ¡Y para rematar la faena, encima va y te regala una amenaza de despido!

    By Anonymous Alirusi, at 4:04 p. m.  

  • Si es que hay infinitas posibilidades en el mundo del cubículo de oficina. Y encima ya sabemos que la icompetencia es un mal que no conoce límites ni fronteras. Pero es que la ignorancia hecha pelota-pretencioso es el demonio mismo!!!
    Y sí, se aprende mucho. Pero cuando una ha aprendido ya la lección, tiene que dar el gran salto adelante...

    By Blogger Estefanía, at 8:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home