Bubangos al sol

23.2.06

Carnaval
Los que hemos nacido en Canarias sabemos lo que es llevar el Carnaval incrustrado en las entrañas. Desde que tengo uso de razón me han enseñado a travestirme, a crear sátira, a fabricar un barco pirata. Hemos sido moros y cristianos, la taza del wáter, oso hormiguero, hippies, la jaula de las locas y hasta el último mohicano.
Los Carnavales, que es como de verdad lo llamamos en las islas, supongo que por ese inconsciente pluralismo multi-insular que algunos se empeñan en enterrar, encarnan la belleza de lo relativo. Pero sobre todo lo higiénico del humor.
Se da la paradoja de que durante los Carnavales caen todas las máscaras y se afilan las lenguas para sacar los colores a todo loco mareante y gobernante.
Ojalá todo el año fuera Carnaval.

3 Comments:

  • Viví unos cuantos añitos en Tenerife, los mejores para vivir los Carnavales (tienes razón en que allí son en plural): los finals del cole y todo el instituto.

    El fin de semana que viene me voy para allá a recordar viejos tiempos con viejos amigos.

    Tu post hace que tenga aún más ganas de vestirme, pintarme y salir a vivirlo.

    Gracias

    By Blogger ATT, at 1:10 p. m.  

  • Jamás me ha gustado disfrazarme, de pequeña me sentía ridícula cuando lo hacía(siempre he tenido un hiperdesarrollado sentido del ridículo), no soportar pensar que no pasaba desapercibida, que la gente se podía estar fijando en mí porque iba diferente... Me encantan los carnavales de sitios como Tenerife porque el que llama la atención es el que no se disfraza y todo el mundo participa de esa 'locura colectiva' de aparentar lo que no se es pero se desearía, de decir lo que no se puede decir todos los días, de abandonar lo políticamente correcto, de abandonarse y dejarse llevar...

    By Blogger Nobody's perfect, at 1:11 p. m.  

  • Pues nada... siempre hay una primera vez para todo... Recuerdo una vez un amigo que se vistió de dama de alcurnia del Siglo XIX y me confesó que en la puñetera vida se había sentido tan a gusto con su cuerpo... Le dije que lo que me preocupaba era lo de que llevara todo el día la cara encalada como un muro...
    Cuando era pequeña y me disfracé de Ali Babá.... joder, eso fue el colmo. Mi padre nos construyó unas espadas y unos turbantes que no olvidaré en la vida. Costó que me quitaran el disfraz....

    By Blogger Estefanía, at 5:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home