Bubangos al sol

24.11.05


Ruido como de espadas chocando...
El otro día fui en Metro al aeropuerto, y recordé uno de los más brillantes pasajes de "El curioso incidente del perro a medianoche" (Mark Haddon. Ed. Salamandra) en el que Christopher describe la llegada de los trenes de metro a la estación con una precisión tan simple como hermosa. Cuando saco a mi gato Boo a la calle me doy cuenta de la cantidad de ruidos que nos rodean. Yo hago esfuerzos por no ponerles atención, pero él los sufre, como Christopher, sin razonamientos. No es más que ruido.Recuerdo hace unos años que en Siglo XXI, de Radio 3, se dedicaron a reproducir durante unos minutos los sonidos de una calle cualquiera de Madrid. Coches, pasos, puertas, murmullos, conversaciones en lenguas extrañas, líquidos, máquinas indefinidas y ese gran ruido remoto en forma de nube de humo que envuelve a la ciudad en su burbuja. Esa saturación a veces me impide prestar atención a cada parte del todo. De cualquier todo, del interior y del exterior. Y entonces me siento como Christopher, deseosa de taparme simbólicamente los oídos y escuchar mi propio y armónico ruido interior.

21.11.05

El theremin fascina de nuevo...
Bubango ha recibido algunos comentarios de Óscar, cuyo excelente blog destacamos en el post sobre el Theremin , y que además resulta ser una de las personas que más sabe y se apasiona por estos confines con nuestro instrumento estrella. Nos recomienda otra web de referencia fundamental: Theremin Hispano ... Y además nos confirma que Portishead no utilizó el Theremin para alguna de sus composiciones, sino algún sonido enlatado capaz de evocarlo. No te levantarás sin saber algo nuevo. Mi nueva duda... Y en el Good Vibrations, de Brian Wilson para los Beach Boys, ¿es auténtico? Según algunos, la respuesta es no.

18.11.05

Fascinación por el Theremin
Me gustaría saber qué se siente al tocar el Theremin, ese fascinante instrumento que inventó el físico ruso León Thérémin. Dicen los expertos que podría considerarse el primer instrumento musical electrónico de la historia, y fundamentalmente consiste en una caja con dos antenas donde los sonidos se ejecutan en función de la posición de nuestras manos en relación con estas antenas, sin llegar a tocarlas. En pocas palabras: se toca sin tocarlo. La distancia determina el tipo de melodía: a veces se asemeja a un violonchelo, y otras veces a un tipo de voz humana de evocación fantasmagórica. Existen grandes thereministas que han compuesto obras para este artilugio, y son especialmente conocidas las bandas sonoras en películas de serie B protagonizadas por el Theremin. Recomiendo las piezas con Theremin que aparecen en "Mars Attacks", de Tim Burton y en algunas piezas de Portishead o Los Planetas. Algunos enlaces para saber algo más sobre este incunable de la música moderna:

17.11.05

Beats escandinavos
Ayer me quedé absorta con la atmósfera intensa y calurosamente fría de la melodía de un anuncio de televisores. Indagué un poco y he descubierto que se trata de un intérprete sueco, pero de origen latino, llamado José González . La canción en cuestión se llama "Heartbeats", y pertenece al disco "Veneer", cuya delicada portada reprodzco en este post. Parece ser que en Suecia ya cotiza entre esa pujante élite creativa que llega a cada poco del norte y que desborda por los cuatro costados. Recomiendo otro tema suyo, "Crosses", que también me recuerda a esos paisajes con olor a húmedo y a resina de la Escandinavia que me conmueve. José González se adentra en paisajes emocionales no aptos para veraneantes. Quizá sí para amantes de la chimenea, la aurora boreal, aquel libro de Karen Blixen o lo último de Antony & th Johnsons.

16.11.05

Primeros pasos
La verdad es que me fascina el poder psicológico del blog. La diferencia con respecto a escribir a mis contactos y amistades por email, o a montar una web propia o a estampar mi opinión en foros y otras plataformas de intercambio de ideas.. está en la masa.... Un blog es elástico, descaradamente hipertextual y caleidoscópico si de verdad te pones manos a la obra.
Cuando me planteé el nombre de mi bitácora busqué como definían por el ciberespacio a esta peculiar verdura de las islas que es el bubango.
He de aclarar que el bubango no es un calabacín, como muchos afirman. Es una especie autóctona y singular, aunque me ha gustado lo de que es "blanquito y gordito", como lo definen en los cientos de diccionarios de canarismos que circulan por la red...
En otro post me explayaré con el por qué de mi "canarian zuchinni"...

15.11.05

Mensaje de Bienvenida


Se inicia una nueva era....
Hoy edito mi primer post.... y como en Madrid el otoño despunta con fuerza, completo mis mejores deseos de futuro e ilusiones para este blog con una bonita foto del Teide nevado hace unos meses...